¡Bienvenido!

Liobaní: Yo cuento. Y tú, ¿me escuchas?

Disponibilidad: En existencia

€ 12,00
O

Descripción rápida

¿Por qué estamos en la Tierra? ¿Cómo nos puede ayudar y guiar un ángel protector? ¿Cómo viven los seres espirituales del Cielo? ¿Cómo sienten los animales, plantas y piedras? Liobaní da explicaciones muy sencillas para los más pequeños.

Liobaní: Yo cuento. Y tú, ¿me escuchas?

Doble click en la imagen para abrir/cerrar

Alejar
Acercar

Detalles

169 págs
ISBN: 978-84-8251-078-1
ID del producto: s114es

Liobaní I - para padres y niños desde el nacimiento a los 6 años.

Liobaní II - para niños y jovencitos desde los 6 a los 12 años.

Liobaní III - para jóvenes de 12 a 18 años.

Prueba de lectura

Amad a todos los animales, plantas y piedras, amad a cada persona; entonces también seréis amados. Los seres humanos que aman también pueden apaciguar a los animales salvajes y tenerlos como amigos.
 Ahora habéis oído tanto del amor, que siempre volveréis a preguntar: «¿Qué es entonces el  amor?».
Amor es simplemente ser bueno.
Amor es ser tierno.
Amor es ser cariñoso.
Amor es ser bondadoso, humilde.
El amor no conoce el rencor, ni la envidia ni la ira.
El amor divino también sana, ayuda, protege y libera.
Con amor en el corazón todo nos sale mejor. Es como un sol en nosotros, claro y cálido.
El amor divino nos hace estar contentos, alegres y felices.
Todo eso es amor.
Por el contrario: Rencor, ira, envidia, celos, odio y maldad son lo contrario del amor divino.
Querido niño, ¿cómo se comportan los niños faltos de amor, que caminan descuidadamente por bosques y campos, que sólo aman a sus animales domésticos o a sus animales de peluche?
Aquellos que sólo se aman a sí mismos y a su entorno más próximo van por campos y por el bosque sin pensar que Dios lo ama todo y que somos divinos, es decir, que del  mismo modo deberíamos amarlo todo.
Ellos ven aquí y allá un escarabajo u otro animal, quizás una hacendosa hormiga. Los niños ignorantes y faltos de amor maltratan a estos animales, a menudo los pisan deliberadamente y torturan así a una hormiga o a un escarabajo.
Debes saber que cada animalito siente dolor, igual que también tú lo sientes cuando te pisan, te pegan o te insultan.
Cuando una persona falta de amor se acerca a ti, te pisa, y te pega, entonces sufres y estás triste. Te duele. A menudo incluso lloras de dolor, vas a tus padres y te quejas.
De forma parecida sucede con los animales y plantas. Por ejemplo, los animales sienten el dolor igual que tú. El animalito sufre así por la falta de amor de los hombres.
Ahora te hago la pregunta: ¿Qué piensas tú sobre esto? Háblalo con tus padres, con la persona que te lee este relato auténtico.
Piensa también alguna vez cuando tortures a un animal o le pegues y sientas ese dolor, ¿cómo te sientes cuando te pega tu compañero de clase o te sucede lo mismo o algo parecido?
¿Qué piensas sobre ello?

Liobaní 1 es el primer tomo de una manifestación dada por el Espíritu de Dios para toda la humanidad, en especial para niños 0-3 años y a sus padres.

Liobaní, un ser espiritual puro de los Cielos, les cuenta a sus pequeños hermanos y a sus pequeñas hermanas encarnados en la Tierra sobre su verdadero Hogar eterno del que partieron una vez, y al que un día volverán. También les da indicaciones sobre cómo vivir en paz con todas las personas, con todos los animales y todas las plantas. Ella dice, por ejemplo: «Cuando observas una flor y no la cortas ni la arrancas, si te alegras de que crezca y florezca, entonces Dios, tu Padre celestial se alegra mucho por ti. Si actúas así, amorosamente, en ti crece la luz interna. Todo en ti se vuelve más claro y luminoso».

Ella anima a los niños a convertirse en ciudadanos de este planeta útiles, altruistas y fuertes y da indicaciones a los palres para acompañar y guiar a sus hijos, para que se puedan desarrollar como personas libres y responsables de sí mismas. Liobaní recomienda a los padres que léan una y otra vez de este libro para que lo bueno pueda ir entrando en su corazón.

Etiquetas del producto

Use espacios para separar las etiquetas. Use comillas simples (') para frases.